Meditaciones de cuarto oscuro

miércoles, 12 de junio de 2019

Estamos en una situación particular, bombardeados por información. La TV y todas sus variantes, las redes sociales, la calle con su cartelería, etc.

No es fácil, elegir posturas libremente o por lo menos reflexivamente. Aunque la realidad nos inunda diariamente en nuestras actividades y nos da la experiencia directa de cómo transcurren aproximadamente las cosas. Sin embargo, pareciera ser necesaria la información que proviene por otras vías la que en definitiva nos da el veredicto de lo que sucede, coincida o no con nuestra percepción cotidiana.

Resulta un fenómeno extraño y bastante moderno: Seria algo singular imaginarse a un campesino que al levantarse decida sus actividades por lo que dicen las noticias y en base a eso programe su jornada. Negando su percepción del clima, no teniendo en cuenta su recuerdo y en definitiva su empírica relación con el medio. Ciertamente que existen diferentes amplitudes, locales, regionales, mundiales, etc. y aun el campesino será afectado, tarde o temprano, por la dinámica de todo aquello. Pero, difícilmente él se aparte de su sentir cotidiano para actuar y las opiniones que escucha en la radio, no modificaran sustancialmente sus percepciones.

Nos han mostrado las fake y así se han desacreditado las cosas que circulan por las redes, allí no parece haber limites y se puede afirmar cualquier cosa desde posturas de “francotirador”, sin rostro ni otro tipo de identificación. Se los llama trolls genéricamente a los que se supone son pagados por algún interés, aunque también han logrado replicantes que sin ninguna remuneración multiplican el alcance de las falsas informaciones hacia las listas de amigos, padres de alumnos, ex compañeros de colegio, etc. etc.

En este panorama, hasta no hace mucho tiempo la TV parecía ser la voz de la realidad, se decía: “es verdad lo dijo la TV”. En la actualidad esta seguridad esta perdiendo brillo y las fake y trolls desembarcaron en los programas. Ya no utilizan una breve afirmación como se puede hacer en alguna red social, sino que amplían las “noticias”, aportando testimonios, imágenes, palabras y en algunos casos “pruebas confiables” que respaldan sus afirmaciones.

Se trata de una cantidad muy pequeña de personas, en relación a los habitantes de cualquier país, en el que estoy, no creo que sean mucho más de 100 individuos en un universo de más de 40 millones de habitantes, seria una poquedad expresar esta relación en un porcentaje (0,0000025)... Estos personajes mínimos, diariamente tratan de pintar una realidad que, luego despintan otros, como en una dinámica circular interminable y que cada mañana vuelve a comenzar...

Lo que está “sucediendo” lo cuentan y lo descuentan ellos y esto, se impone muchas veces, a lo que cada cual experimenta. Seria como si el campesino, al escuchar por la radio que lloverá en el extremo norte, él decide no laborar, aunque en el sur donde vive el sol está abrazando el paisaje.

Todo esto esta planteado muy simplificadamente, es verdad, pero es una manera de marcar que aquella realidad que está mas allá de la cotidianidad no debiera convertirse en algo más tangible que la propia experiencia, esta suerte de alienación no tiene ninguna buena justificación... Ser “rehenes” de la información que administran y deforman un puñado de personas que, en general, viven situaciones muy diferentes a los comunes es un tanto triste... Tampoco se trata de un “cerco” muy solido que ponen estos “secuestradores”, aunque sí muy imbricado. Aun si no se mirara tv, de todas maneras llegaría la información por otras vías y terminaríamos enterados de otros modos. No se trata de mirar o no mirar noticias, se trata de valorar la propia experiencia y allí, emplazados en su centro, decidir que es lo mejor para que ella esté en presencia o en dirección de algo más positivo.

La delincuencia de “El cambio”

domingo, 2 de junio de 2019

Se escucha con frecuencia mencionar la velocidad de los cambios y la proyección que estos pueden tener en el futuro inmediato. Basta para advertir esto un simple repaso del funcionamiento de la telefonía, desde hace unos pocos años atrás.
Hoy comparten el presente gente que vivió muchos matices de éste avance y como si fuera solo el comienzo se prevé que se acelere aun más rápidamente su desarrollo.

Se puede revisar este fenómeno de aceleración y también, el impacto que tiene en las personas, en diversos campos...

Sin embargo, aquí se pretende remarcar qué tipo de “mentalidad” tiende a hacerse protagonista y cultora de esta dinámica que parece modificar todo lo conocido.
Critican lo pasado, se muestran como perfilados por nuevos paradigmas, nacidos al abrigo de la actualidad tecnológica y la transparencia. Rechazan los métodos utilizados en el pasado, en todos los campos, aun en el individual. Pretenden ser el futuro, sin embargo, siguen contaminados por el pasado que quieren dejar atrás. Solo son nuevos rostros de la vieja monstruosidad...

Algunos detalles de esto son evidentes cuando, como inspirados en las series de Internet, fomentan el uso de armas y la “defensa” por su intermedio. En Netflix, los protagonistas luego de matar diariamente a dos o tres delincuentes siguen con su vida normal y esta actividad no les genera ninguna consecuencia. Aunque sí, a veces, tienen problemas de comunicación con sus seres queridos u otros pequeños problemas, en los que todos nos podemos identificar, que “solucionan” con whisky o cerveza. Ahora aquello de matar es una rutina, sin perturbaciones morales, mentales o de otro tipo. Qué mal huele esto...

No creo que sea una mirada trágica, sino más bien de advertencia. Cada vez parece más evidente que en el futuro tecnológico que esta mentalidad se imagina, no hay lugar para muchos, parece que pensaran que este mundo se irá apagando mientras ellos construyen el suyo, olvidando a los pobres y los hambrientos que como una versión pasada de moda del Homo sapiens o similar al destino del hombre de Cromañón, tenderán a desaparecer para dejarles a ellos su nuevo espacio. Ya hay muestras en mucha gente de perdida de elementos culturales por años de exclusión...

Dónde están las nuevas tecnologías, buscando proveer bienestar para todos?

Mientras aspiran a su inmortalidad, a través de la medicina, qué se hace con los actuales enfermos?

En tanto que buscan perfeccionar los vehículos autónomos, por qué no dar casas a los sin techo?
Y tantas otras preguntas que se podrían hacer...

Se afirma que existieron especies de homínidos que se extinguieron... Pero si hay riesgos de que algo de esto pueda suceder en el futuro, no será por el imperio de la naturaleza, será por la intención de unos pocos en el planeta, una caterva de anti-humanistas a los que hay que denunciar. Hay que oponerse porque no hay ninguna razón que justifique el olvido de los más débiles...Así fuera el mandato de algún dios, estaría equivocado...

#salvemos a todos!!!

Siete elementos

viernes, 3 de mayo de 2019

En los “Cuadernos de Escuela”, antigua publicación del siloismo, aparecen extractos de diferentes textos de culturas que han incursionado en trabajos de ascesis. Luego de algunas lecturas de esos libros de donde provienen los fragmentos, se pueden listar un número de aspectos comunes a todos esos trabajos o procedimientos que se describen. En general, se podría decir que se tratan todos de trabajos internos y que no responden, al menos histórica y culturalmente, a una misma fuente.

La manera de citarlos e interpretarlos corre por cuenta de quien escribe y más allá de esta cuestión, pueden ser útiles para el intercambio y, si fuera necesario, se podrá re-nombrar o ampliar la descripción que aquí se hace de cada ítem.

Luego de quitar los diferentes “paisajes” utilizados en las descripciones de los relatores de estas prácticas y experiencias, despojándolos de lo ambiental geográfico, de lo cultural e histórico se pueden extraer algunos elementos comunes y que además son reconocibles en nuestras prácticas.

1- Necesidad de un “aprendizaje”. No resulta fácil que estos trabajos salgan bien en el primer intento y lleva un proceso lograr su manejo.

2- Lugar tranquilo. Se mencionan de diferentes maneras unas condiciones mínimas para elegir el lugar o la ocasión, más allá de sus características (pueden ser cuevas, salas, celdas, etc.). Lo que se subraya es que debe ser una situación silenciosa, apacible, agradable.

3- Un procedimiento, en todos los casos siguen uno. Es necesario precisarlo y esto es parte del proceso de aprendizaje. Esto no excluye que irrumpan de manera ocasional y “accidental” ciertas experiencias.

4- El corazón y la respiración. En todos los casos se involucra la respiración y al pecho, las emociones o al corazón.

5- Guías (dioses, apoyos, maestros) y una suerte de sentimiento religioso o mística. Sorprende que esta “frecuencia” sea una condición que se repite en todos los casos más allá del procedimiento; parece que este canal es clave. Por tal motivo no resulta un tema menor intercambiar y reflexionar en torno a él.

6- Dificultades o impedimentos. Se los trata de diferentes maneras pero en todos los casos se describen una serie de “ruidos” (pereza, debilidades, mala conciencia, impaciencia, tensiones, etc.) por los que se va pasando y que hay que silenciar, no prestar atención o superar, en el tránsito de la vida cotidiana hacia una profundidad diferente, en donde se darían las experiencias.

7- Manejo de la atención. No sólo tiene que enfocarse en ciertos aspectos, sino que también tiene que dejar de hacerlo en otros, es decir que hay que tener un suave control de ella para ir despejando el camino, esto sí, esto no, etc. “Encontrar el lugar (rendija) entre el ser y el no ser...”.

Los anunciadores

miércoles, 24 de abril de 2019

En diversas ocasiones en la historia se mencionó las posibilidades futuras del ser humano, su potencialidad. Se anunció al “hombre nuevo”, al “super hombre”, etc. En medio de contextos por demás complejos y estos relatos, además, estuvieron teñidos con los paisajes propios de los anunciantes.

En los últimos tiempos, también se habla de esto, ya sea en formato de super héroes, super soldados, humanos intervenidos tecnológicamente, etc. etc.

Existen diferentes pulsiones que toman muchos caminos buscando concretar ese sueño o ensueño de mayor conciencia, fortaleza y bondad. Todo esto se va mezclando críticamente con deudas sociales históricas y avances sorprendentes en diversos campos, etc.

Despejando un poco la coyuntura se pueden vislumbrar cosas interesantes que ayudan a integrar los hechos históricos, los desvíos momentáneos, las carencias y muchos intentos que no van a ninguna parte, aunque éstos sean muy útiles para ir despejando ingenuidades y creencias en la pequeñez...
Sin embargo todo este panorama, no parece abrir el futuro, por el contrario lo cierra y van apareciendo ideales regresivos o del pasado como si el futuro, en verdad, estuviera en el pasado...
Un síntoma claro de vejez histórica y de agotamiento cultural.

Existen y muchas veces de manera desordenada, infinidad de propuestas para “mejorarnos”, con la alimentación, con medicinas alternativas, análisis, con cursos, por formas meditativas, a través de nuevos sistemas de gimnasia, cirugías, por medio de la tecnología, etc.

Se trata de una posibilidad que cada vez parece más cercana, aunque también diariamente parece alejarse. Como un ideal intangible que está justamente allí delante y que cuando queremos “meternos” y entrar en él, dura poco y regresamos rápidamente a la situación anterior. Aunque, a pesar de esto, parece “acariciarse” no ya como un sueño, sino como una posibilidad cierta!

En general el anuncio del que se viene hablando, careció -quizás por imposibilidad de cada momento histórico- de que se plantee un “cómo” hacerlo, cómo realizar esa transición entre un ser humano viejo hacia el nuevo y que sea coherente o análogo con el mundo futuro.

Hay elementos que se van incluyendo en el “sentido común” o por lo menos se comienza a hablar de ellos, temas que perdieron significados torvos o bien que avanzaron en su significación.
Me refiero a la relación entre cuerpo y mente y su mutua influencia; al espíritu y lo espiritual; a la energía o fuerza que se tiene y se “proyecta” a las cosas; la importancia de las imágenes que circulan en el interior; lo que se piensa, siente y hace; las buenas o malas emociones; la buena o mala energía; la importancia del sueño en la vida cotidiana; la importancia del cuerpo, el propio control o auto-control; la existencia de distintos niveles de conciencia, etc., etc.

Sin dudas que todos estos aspectos, como otros, serán determinantes en ese nuevo ser humano, se llegue a estos temas por las vías que se llegue y se refieran a ellos con los términos que sean. No se puede entrever algo superador de lo conocido, que no sea potenciando y apoyándose en estos “peldaños”.

Aquí está la importancia de “como” hacerlo o iniciarlo pues todo parece indicar que no podemos contar con la amiga “biología” y sus tiempos, por el contrario pareciera que el cambio surgirá desde la mente humana y por su intención de hacerlo...

Se pueden imaginar diferentes escenarios futuros o bien ciencia ficción, si se prefiere, y se verá como muchas de las formas de pensar y sentir conocidas son como “lastres” que impiden el despegue...
Se podrá viajar más lejos que a Singapur siendo un imbécil? Se podrá compartir una estancia interestelar con un discriminador o un machista? Se podrá eliminar la pobreza del mundo con la mentalidad del presente? Se podrán hacer tantas cosas con un cuerpo, una conciencia y las emociones abotagadas?

La época y su “estado de ánimo” insiste en la "mejora" a través de medicinas o intervenciones externas de distinto tipo, pareciera que las otras posibilidades de superación son lentas y requieren de un fuerte empeño o bien son desconocidas.

Quién puede saber como será todo esto? Aunque sí estemos seguros que sucederá: el ser humano alcanzará a los dioses que siempre imaginó.

Entonces, si es éste un posible destino de los habitantes del planeta Tierra, no importará en que momento del auto-salto evolutivo debamos dejar esta vida...
Lo que sí importará será comenzar con el intento y no ser sólo anunciadores de lo que vendrá...

Cabeza y mundo

miércoles, 27 de marzo de 2019

Hace unos quince días, antes de tomar un café, advierto que no había más azúcar. Tenía algunos endulzantes artificiales que no me gustaban, ya los había probado en otras ocasiones. Se me ocurrió, dado que contaba con algo de miel, utilizarla para endulzar el café y me encantó... Le dio un plus al sabor!

Al pasar de los días, mantenía el pensamiento de comprar más miel, ya se había terminado. Así durante unos diez días, pero repetidamente, al regresar a la casa me olvidaba de adquirirla.

Simultáneamente, en ese mismo tiempo, padecí la “persecución” de abejas más intensa que recuerdo, casi diariamente era visitado por una de ellas: se posaba en mi mano, en la tasa de café, en la ropa o simplemente me rondaba y lo hicieron en lugares muy distantes entre sí y también en situaciones diversas.

Debo reconocer que no soy un valiente y que estos bichitos me producen una cierta intranquilidad, recuerdo su aguijón sobre la piel que causa un dolor punzante e intenso... Si bien en distintas situaciones aparecen o simplemente pasan, en estos días mantenían una persistencia sobre mí que me alarmaba.

Llegue a caminar 60 metros para alejarme de un lugar que insistentemente se acercaba una de ellas, era un anden de una estación de tren, había otras personas y sin embargo ahí estaba sobre mí... Me aleje del punto y a pesar de haber puesto distancia, nuevamente apareció. Ya sólo deseaba que llegue el tren...

Comencé a informarme sobre sus hábitos, si son sensible a los aromas, más que a la luz y a los colores, también sobre su significado mitológico, en suma recabe algo de información al respecto... Sin embargo, casi supersticiosamente decidí ir a comprar miel inmediatamente. Ligué la aparición de las abejas con el olvido de comprar miel. Ayer la compré!

Espero que ahora volvamos a estar en armonía...

El complejo lenguaje de los dioses

miércoles, 13 de marzo de 2019

Extractos y fragmentos. Sobre este hallazgo se propuso este título, que fue discutido, pero aun con polémica se comenzó a conocer así. Fue encontrado en el rio Indo, fechado científicamente hacia el año 2.425 (circa) antes de hoy.
Lamentablemente no sobrevivieron todos los rollos de papiro, soporte de estos mensajes. No se sabe dónde se originaron y sobre esto hay diversas opiniones que, creemos, no son un aspecto relevante.
No se pudo establecer un orden, pues no estaba paginado, los traductores agruparon algunos fragmentos que consideraron relacionados.

------------

"...truncado el diálogo, aunque insistían con todas las señales posibles. Todo parecía indicar que las grandes fuerzas pretendían dislocar el universo, arremeter contra sus habitantes, sin embargo, de ese modo estaban llamando al individuo - ἄτομος, cosa indivisible- que podía poner nuevamente el equilibrio sobre la vida. En la profundidad de los comunes (*) dormía él...

------------

“...cada tantas vueltas del tiempo será necesario renovar el pacto con las fuerzas celestes de los universos, en los tiempos venideros, se asistirá a la ausencia de ese “puente” que se derrumbará como todo lo que es excesivamente viejo, durante el desplome mandaran sobre la tierra los inescrupulosos, pues ellos están en sintonía con el caos, sin alianza...(texto incompleto).

El nuevo pacto comenzará luego de la llegada del enviado y se celebrará en el corazón y en la testa de los comunes...”

------------

“Cuando él se fue, hubo un día entero sin luz, como si algo lo hubiera tapado (al sol)...”

“...pocos llegaron sin saber muy bien cómo, algunos de ellos no pudieron repetirlo. No será suficiente la necesidad, ni la desilusión para la mayoría, por eso, él dejó un Procedimiento (διαδικασία) expresado en múltiples colores, así los comunes a través de esos peldaños, pueden conducir su clamor desorientado hacia las mismas puertas de lo eterno...”

-----------

“...la manifestación de lo eterno requerirá de condiciones (situaciones), tanto potencial necesitará de templados conductores (odigoús: Material que recibe y traslada)... Los comunes eran los elegidos si ellos mismos se elegían...”

“...las situaciones, acompañaban a los comunes, como su sombra. Sin saberlo (ellos) cada acto, cada opinión se teñía con el tono de la situación en la que estaban...

Así lo comunes... los más laboriosos, aplicaron su clamor y se abocaron a crear ámbitos (físicos y mentales) en donde receptar las influencias fundamentales. Para recibir y proyectar las realidades de otros espacios, esos que son los verdaderamente determinantes tanto en el plano físico (planeta, clima, ecosistema) como en la psique (psychi) y en la Historia toda...”

------------

"Al nacer, los comunes comenzaran a conformar el “yöb-o”, eso les permitirá moverse y poblar los territorios. Pero en su momento podrán conformar la “kcosa”, de manera de alinear todas las existencias. Quienes no lo intenten, llegaran al “naa-ro” antes de desintegrarse materialmente." (*)

-----------

“Se encadenaran al mundo material, lucharan por conquistarlo, poseerlo y se pelearan por esto. Su cabeza se fijará (adherirse) en consumirlo todo, pero no encontrarán allí la completud (tin plirótita). Una vez hecho, llegará el tiempo de comprender que tienen que liberar su mente, ella es quien permanece prisionera en la φυλακή (fylakí- Cárcel) en que se van convirtiendo las culturas (?)...

Cuando desencadenen sus mentes llegaran lejos y serán bienvenidos aquí...”

-----------

“Se estableció para todo un Plan (σχέδιο-schédio)... minerales, vegetales, animales y para los comunes. Para las formas de vida más simples será inherente y eso los impulsará a la adaptación. Los comunes tendrán esa impronta también en su cuerpo, pero para su mente, les será otorgado algo de otra cualidad, que deberán aprender a desarrollar.

Ese plan tendrá infinidad de manifestaciones, se olvidará, se aclarará, se mejorará y los dotará de una dirección más allá de lo biológico (βιολογία), cuando la olviden caerán, cuando la recuerden ascenderán... Así construyendo y destruyendo, iluminando y oscureciendo irán madurando hasta que finalmente comprendan su Sentido...”

Notas de redacción

(*) Es utilizado “comunes” pues no hay acuerdo en la traducción a un único término para designar a la personas en general (Prósopo).

(**) Los traductores no tienen una interpretación común sobre este pasaje, contiene palabras de las que no hay antecedentes, ni simbología complementaria que facilite aproximarse a un significado. En todo caso, creen que se está describiendo algún tipo de proceso transformativo, asimilable al de la mariposa, por ejemplo.