Perspectiva de la realidad (puentes)

martes, 31 de julio de 2018

Qué puede Unir en éste momento histórico, qué puede tender puentes entre tantos puntos de vista parciales sobre un mismo objeto: la realidad.

Cada parte ve la realidad desde su perspectiva y lucha por sostenerla o por cambiarla. Así se está, plagados de intereses y enfoques.

Si uno se va “alejando” de una ciudad, ve que en el país pasa otro tanto, se retira un poco más y ve el mismo fenómeno en el continente y ya, alcanzando la máxima amplitud, se ve algo equivalente en el mundo.

Los nombres de los conflictos de intereses, varían: los hay territoriales, culturales, religiosos, económicos, generacionales, ideológicos, ecológicos, básicos o elementales, etc. muchos de ellos son atizados con violencias de distintos tipos.

El proceso de mundialización se está exponiendo a choques de intereses nuevos y multiplica las posibilidades, pero, también exacerba los conflictos.
En éste escenario, aumenta el número de gente que es afectada por las circunstancias y disminuye la proporción de los que son beneficiados. Hoy se vislumbra una acumulación de las riquezas del planeta en un porcentaje mínimo de sus habitantes, dejando a las grandes mayorías en distintos grados de carencias.

Ante éste hecho, alguien, podría preguntarse: cómo es posible que un 10 por ciento de la población mundial tenga más fortaleza que el 90 restante.
Más allá de las herramientas evidentes que son utilizadas para fragmentar toda oposición y atemorizar o reprimir cualquier cuestionamiento que se haga, hay un factor que al parecer es clave para éste avance.

Me refiero a la división de todo el colectivo que quiere mejorar las cosas, ésta división no es reciente, viene desde hace tiempo, tiene en sus intereses particulares, ideologías, pronósticos, análisis y propuestas sus divergencias. Mucho de todo ello, corresponde a un "mundo" que ya cambió.

Hay posturas que son “irreconciliables”, sobre todo, si se mira hacia atrás en la Historia. Esas grandes diferencias, expuestas ante lo que está sucediendo en el mundo y las tendencias a futuro, pueden resultar pequeñas o menores, si es que, se establecen prioridades comunes.
Es la visión del futuro un factor de unidad y la del pasado puede seguir dividiendo.

Paradójicamente, el 10 por ciento de la población mundial, aun con todas sus diferencias, conversan, acuerdan, actúan y de algún modo, se protegen y consolidan sus privilegios...
En estas gentes, se ven matices de lo que en la antigua Grecia llamaban “ética nobiliaria” (aquello de que sólo el noble tiene derecho a mandar, nunca el noble puede juzgar a uno de su propia clase, etc.)

Será difícil que una de las particularidades, se imponga de manera permanente, en tanto que no construya con una imagen de futuro y parece, que el futuro no será particular, será algo nuevo y de conjuntos que verdaderamente estén comunicados.

Seria necesario que nazca algún tipo de actitud conciliadora, que favorezca las convergencias en los puntos prioritarios para el bien común.
Cada particularidad tiene su respuesta, sin embargo la verdadera respuesta con futuro será la que busque: la unidad en la diversidad y alguien tiene que trabajar en ello...

Afirmarse en la propia particularidad es una tentación en un momento histórico donde todo “se mueve”, pero el futuro pasa por aquellos aspectos convergentes de la propia singularidad. Si para aquellos que hoy mandan en el mundo, el “pegamento” es el dinero y la rentabilidad...

La pregunta es: ¿Cuál será el elemento que una a la mayoritaria diversidad...?

La interioridad y los cambios

lunes, 23 de julio de 2018

Por alguna razón, la organización del “mundo” (política, deportiva, artística, científica, etc.) mutó hacia valores que priorizan la “transparencia”, “confiabilidad”, “eficacia”, “rentabilidad”, “seguridad”, “profesionalismo”, “articulación”, por citar algunos de los objetivos que se mencionan. Claramente oponiéndose a la gestión “amañada”, “lenta”, “corrupta”, “impresentable”, “mafiosa”, “deficiente”, “incapaz”, y otros matices con que se califican las formas anteriores de organización y manejo de los distintos estamentos.

¿A ver si me acompañas en ésta?

sábado, 30 de junio de 2018

Desear que les vaya mal a las personas malas, lleva a aumentar la presencia de la maldad entre la gente común. Cuando uno desea el mal se pone en presencia de la oscuridad y la aumenta. Además, si a los poderosos le va mal se extenderá más perjuicio sobre la gente común...

Cuando el futuro nos alcanza

martes, 19 de junio de 2018

Es común, más a determinada edad, que todo aquello que se proyectó o anheló ya está en el presente, bien para disfrutarlo o, en otros casos, para detenerse en su búsqueda pues ya pasó el interés por alcanzarlo o se comienza a creer que no será posible y se deja de lado esa aspiración. Aunque ésta sea la tendencia, siempre está, por supuesto, la posibilidad de renovarse en las búsquedas y en las aspiraciones...

Diálogos inconducentes

jueves, 31 de mayo de 2018

Aquí diversas opiniones publicadas de forma coyuntural y que sirven desde una cierta ironía, como un liquido, para bajar la “píldora” de la actualidad.

Eco-momia a las tumbas (o economía a los tumbos)

sábado, 12 de mayo de 2018

Muchas palabras que se repiten en estos tiempos que hacen referencia a la economía. Hay que familiarizarse hoy con diversos términos de toda esta ciencia y en general, uno tendría que informarse mínimamente sobre cada palabra para entender de qué se está hablando. Más allá de que hay una idea aproximada y una sensación que queda, mientras se asiste a explicaciones y debates que tratan de aclarar lo que pasa o lo que debería pasar en el terreno de las finanzas del país. Esa idea-sensación que remane, en el que escucha, es en general negativa, del tipo me están engañando, no entiendo nada, son unos delincuentes, todos dicen lo mismo, acá solo queda trabajar, etc. etc.

También alguien podría intentar estudiar sobre todos aquellos aspectos que no termia de entender, para acercarse a un lugar próximo al que están los opinadores, con la expectativa de dilucidar luego más nítidamente de qué hablan o ponderar más ajustadamente las opiniones que se vierten diariamente y a toda hora a través de los medios de difusión.

Este camino de “tratar de entender”en qué consiste la economía, tiene sus riesgos, por ejemplo uno podría creerse ya en condiciones de ser un interlocutor y apoyándose en sus términos, como si ya se fuera economista, utilizarlos en la vida cotidiana y tomar a los que lo rodean como televidentes a los que ahora les explico, aunque sea básicamente un repetición de conceptos...

Otra posibilidad tal vez consiste en darse cuenta que, al estudiar economía, cada vez se entiende menos, pues, uno se asoma a muchas materias que no se aclaran sólo con mirar los títulos.

Este interés, también podría tener una derivación extraña y advertirse que en realidad se tiene que aprender de física, dado que reiteradamente se mencionan ciertas leyes que tienen, justamente, ese tratamiento. Fuerzas “físicas” que resultan objetivas, como lo es la gravedad o la aceleración, etc. Por ejemplo, cuando se menciona el "derrame", uno ve que efectivamente al introducir un líquido en un recipiente llega a un límite tal que, si no se detiene el ingreso del fluido, comienza a derramarse hacia todas las direcciones, cubriendo, con la sustancia todo el entorno. Pero si quien puso esos elementos, agregara un recipiente mayor, el derrame del primero iría al nuevo receptáculo y así se evitaría el desborde. De esta manera se puede seguir operando hasta el cansancio y así controlar, también de manera física, al fenómeno.

Otro ejemplo, sumar muchos papeles en un determinado lugar, hace que los precios aumenten, si todos tienen muchos de estos papeles, que sirven para comprar, eso “mecánicamente” hace que los precios suban...

Sin embargo en todo esto, hay algo que no se menciona por obvio y por ser tal vez, la creencia implícita que está a la base de todos los opinadores, escuchas y en general del momento histórico. Hay un acuerdo tácito sobre una postura, que la convierte en “objetiva” e incuestionable, pues siempre es trasfondo de las opiniones y de los diálogos. Esta creencia se refiere al “legítimo” interés en ganar y acumular ingentes sumas de dinero. Todo el mundo esta lanzado a este fin, como si de eso se tratara, básicamente, la vida; aunque claro cada vez son menos aquellos que alcanzan ese “cielo” en la tierra.

Acá el problema, no es el ministro tal o cual, el FMI o esa moneda, ultra-liberalismo, neo-liberalismo, estatismo, etc. Aunque siempre existan atenuantes y “mejores” transitorios.

El verdadero problema se llama: capitalismo. Paradójico valor, que vive en las personas y no en los fenómenos naturales y que ha impulsado el desarrollo y dinamismo de los acontecimientos, pero también, razón de la exacerbación de todos los problemas que hoy se constatan en el mundo: ecológicos, hambrunas, deterioro mental, violencias, guerras, etc.

El proceso histórico se ha fagocitado otras formas de organización de las sociedades hoy, con soberbia, se mueve este sistema económico como el último y único...

Aunque hay que considerar que, cuando los perjuicios aumentan mucho en relación a los beneficios, la historia comienza a configurar su reemplazo. No sabemos cuál será, no será nada del pasado, seguramente consistirá en algo superador y que, probablemente en embrión, ya esté presente...