Breviario

lunes, 22 de julio de 2019

Breves comentarios recogidos durante una semana de publicaciones. No tienen relación unos con otros y son como "exabruptos" del sentimiento cotidiano.

Descripciones barrocas

Cuando parece poco lo que hay en el plato...

En ese pan alargado y suave, algodonoso, liso, melodioso, grato, blando y apacible que, abierto como carcajada, como puerta amistosa, como boca en grito, como cielo despejado y en su circular base, espera la llegada de su amiga, su par, su complemento, su “yan”, su media naranja: la salchicha, recién salida de su baño: húmeda, caliente, vaporosa, empapada del caldo que le dio vida, expresión, carácter, personalidad y destino...

Ya unidos en hermandad final y listos para recibir la mostaza, jenabe, crema de semillas, sinapis crucífera, mosto medieval y amarillo desconocido en Dijon, con sabor y color propio que como un pegamento permitirá que la lluvia de papas quede magníficamente, magnánimamente, imantadamente, inevitablemente adherida a la cresta de la combinación que así, la cierra, completa, redondea, ultima. Listo el almuerzo, comida, merienda, cena, tente en pie o “para lo que da”. 

No importa su nombre: hot dog, perro caliente, completo, chévere, chory, shuco o simplemente, maravillosamente, tradicionalmente o finalmente: “un pancho por favor”...

Confrontación

martes, 2 de julio de 2019

Los políticos en general, son criticables, demuestran no estar a la altura. Sin embargo, hay que tener cuidado en denostar su actividad sin propuestas superadoras. Esto lleva a fortalecer las actuales tendencias a las “democracias” autoritarias.

Estas democracias autoritarias, entre otros factores, son la metamorfosis de occidente hacia una supuesta eficacia, tácitamente reconocida como tal, en la mutación del actual “comunismo” chino.

Para tal fin estas runflas, necesitan una población asustada, amenazada por inminentes peligros que multiplicados en los medios de “comunicación” le crean la ilusión a cada persona, que en su calle, hay una guerra!!!

No importará con que se cuenta para generar éste estado de beligerancia, aunque se tenga que construir enemigos a partir de grupos pequeños y con relativa capacidad de daño. Serán los inmigrantes, los de alguna religión, los de alguna etnia, los narcos, los del otro bando, etc. El tema es alimentar la inseguridad, el peligro y la confrontación como atmósfera, pues allí mandan las armas y las personalidades que eluden el debate, el diálogo y todas esas maneras que, para una situación de guerra, son sólo actos propios de “cobardes diletantes” o “ingenuos pacifistas”.

Más allá de los reales peligros, de las concretas inseguridades, se está fomentando esa atmósfera para alumbrar la llegada de los salvadores de poca cabeza y con “autoridad”, quienes pueden aspirar a algún poder, unicamente secundados por las armas, el miedo y la oscuridad. Fomentadores del odio, perpetuadores de la oscuridad, vergüenza de la futura humanidad...

¿Cómo se puede esperar de estos seguridad y paz, si aquello que los sostiene, es justamente lo opuesto?

En cada campo se replica la división, no importan los argumentos -muchas veces válidos- pero "la confrontación" ya es un signo de esta época.

Ciertamente hay temas que tratar y poner en la superficie, sin embargo, esta impronta epocal se refiere al tono y al sentido que adquieren muchas veces esas disputas, que terminan sumergiendo el asunto tratado, postergándolo una vez más.

Si el oído está conectado al prejuicio se puede hacer de una mentira la verdad y de la verdad una mentira.

Como se ha dicho de tantas maneras diferentes en todas las épocas, hoy sigue siendo válido: que cuando se venza al enemigo no surgirá la paz. Se logrará y será duradera, si se cambia aquello que “forja” enemigos...

En la oscuridad

lunes, 1 de julio de 2019

Hay momentos que nublan la razón, períodos donde el futuro se oscurece. El propio funcionamiento de la conciencia busca con agitación responder racionalmente a la perturbación. Esos límites con los que se choca, son situacionales, pero son!

Cuando la razón se encuentra con la imposibilidad, de responderse sobre aquello que la aqueja, puede apelar a distintas “válvulas” de descompresión: el odio, la venganza, enemigos, improvisación, etc.. Estas fugas alivian transitoriamente pero no resuelven...

¿Cómo buscar una salida allí donde no está?

Asumiendo los límites a los que se llegó, se puede lanzar la pregunta sincera hacia otra profundidad y con paciencia esperar la respuesta que vendrá, tal vez en formas caprichosas, pero, seguro llegará...

Meditaciones de cuarto oscuro

miércoles, 12 de junio de 2019

Estamos en una situación particular, bombardeados por información. La TV y todas sus variantes, las redes sociales, la calle con su cartelería, etc.

No es fácil, elegir posturas libremente o por lo menos reflexivamente. Aunque la realidad nos inunda diariamente en nuestras actividades y nos da la experiencia directa de cómo transcurren aproximadamente las cosas. Sin embargo, pareciera ser necesaria la información que proviene por otras vías la que en definitiva nos da el veredicto de lo que sucede, coincida o no con nuestra percepción cotidiana.

Resulta un fenómeno extraño y bastante moderno: Seria algo singular imaginarse a un campesino que al levantarse decida sus actividades por lo que dicen las noticias y en base a eso programe su jornada. Negando su percepción del clima, no teniendo en cuenta su recuerdo y en definitiva su empírica relación con el medio. Ciertamente que existen diferentes amplitudes, locales, regionales, mundiales, etc. y aun el campesino será afectado, tarde o temprano, por la dinámica de todo aquello. Pero, difícilmente él se aparte de su sentir cotidiano para actuar y las opiniones que escucha en la radio, no modificaran sustancialmente sus percepciones.

Nos han mostrado las fake y así se han desacreditado las cosas que circulan por las redes, allí no parece haber limites y se puede afirmar cualquier cosa desde posturas de “francotirador”, sin rostro ni otro tipo de identificación. Se los llama trolls genéricamente a los que se supone son pagados por algún interés, aunque también han logrado replicantes que sin ninguna remuneración multiplican el alcance de las falsas informaciones hacia las listas de amigos, padres de alumnos, ex compañeros de colegio, etc. etc.

En este panorama, hasta no hace mucho tiempo la TV parecía ser la voz de la realidad, se decía: “es verdad lo dijo la TV”. En la actualidad esta seguridad esta perdiendo brillo y las fake y trolls desembarcaron en los programas. Ya no utilizan una breve afirmación como se puede hacer en alguna red social, sino que amplían las “noticias”, aportando testimonios, imágenes, palabras y en algunos casos “pruebas confiables” que respaldan sus afirmaciones.

Se trata de una cantidad muy pequeña de personas, en relación a los habitantes de cualquier país, en el que estoy, no creo que sean mucho más de 100 individuos en un universo de más de 40 millones de habitantes, seria una poquedad expresar esta relación en un porcentaje (0,0000025)... Estos personajes mínimos, diariamente tratan de pintar una realidad que, luego despintan otros, como en una dinámica circular interminable y que cada mañana vuelve a comenzar...

Lo que está “sucediendo” lo cuentan y lo descuentan ellos y esto, se impone muchas veces, a lo que cada cual experimenta. Seria como si el campesino, al escuchar por la radio que lloverá en el extremo norte, él decide no laborar, aunque en el sur donde vive el sol está abrazando el paisaje.

Todo esto esta planteado muy simplificadamente, es verdad, pero es una manera de marcar que aquella realidad que está mas allá de la cotidianidad no debiera convertirse en algo más tangible que la propia experiencia, esta suerte de alienación no tiene ninguna buena justificación... Ser “rehenes” de la información que administran y deforman un puñado de personas que, en general, viven situaciones muy diferentes a los comunes es un tanto triste... Tampoco se trata de un “cerco” muy solido que ponen estos “secuestradores”, aunque sí muy imbricado. Aun si no se mirara tv, de todas maneras llegaría la información por otras vías y terminaríamos enterados de otros modos. No se trata de mirar o no mirar noticias, se trata de valorar la propia experiencia y allí, emplazados en su centro, decidir que es lo mejor para que ella esté en presencia o en dirección de algo más positivo.

La delincuencia de “El cambio”

domingo, 2 de junio de 2019

Se escucha con frecuencia mencionar la velocidad de los cambios y la proyección que estos pueden tener en el futuro inmediato. Basta para advertir esto un simple repaso del funcionamiento de la telefonía, desde hace unos pocos años atrás.
Hoy comparten el presente gente que vivió muchos matices de éste avance y como si fuera solo el comienzo se prevé que se acelere aun más rápidamente su desarrollo.

Se puede revisar este fenómeno de aceleración y también, el impacto que tiene en las personas, en diversos campos...

Sin embargo, aquí se pretende remarcar qué tipo de “mentalidad” tiende a hacerse protagonista y cultora de esta dinámica que parece modificar todo lo conocido.
Critican lo pasado, se muestran como perfilados por nuevos paradigmas, nacidos al abrigo de la actualidad tecnológica y la transparencia. Rechazan los métodos utilizados en el pasado, en todos los campos, aun en el individual. Pretenden ser el futuro, sin embargo, siguen contaminados por el pasado que quieren dejar atrás. Solo son nuevos rostros de la vieja monstruosidad...

Algunos detalles de esto son evidentes cuando, como inspirados en las series de Internet, fomentan el uso de armas y la “defensa” por su intermedio. En Netflix, los protagonistas luego de matar diariamente a dos o tres delincuentes siguen con su vida normal y esta actividad no les genera ninguna consecuencia. Aunque sí, a veces, tienen problemas de comunicación con sus seres queridos u otros pequeños problemas, en los que todos nos podemos identificar, que “solucionan” con whisky o cerveza. Ahora aquello de matar es una rutina, sin perturbaciones morales, mentales o de otro tipo. Qué mal huele esto...

No creo que sea una mirada trágica, sino más bien de advertencia. Cada vez parece más evidente que en el futuro tecnológico que esta mentalidad se imagina, no hay lugar para muchos, parece que pensaran que este mundo se irá apagando mientras ellos construyen el suyo, olvidando a los pobres y los hambrientos que como una versión pasada de moda del Homo sapiens o similar al destino del hombre de Cromañón, tenderán a desaparecer para dejarles a ellos su nuevo espacio. Ya hay muestras en mucha gente de perdida de elementos culturales por años de exclusión...

Dónde están las nuevas tecnologías, buscando proveer bienestar para todos?

Mientras aspiran a su inmortalidad, a través de la medicina, qué se hace con los actuales enfermos?

En tanto que buscan perfeccionar los vehículos autónomos, por qué no dar casas a los sin techo?
Y tantas otras preguntas que se podrían hacer...

Se afirma que existieron especies de homínidos que se extinguieron... Pero si hay riesgos de que algo de esto pueda suceder en el futuro, no será por el imperio de la naturaleza, será por la intención de unos pocos en el planeta, una caterva de anti-humanistas a los que hay que denunciar. Hay que oponerse porque no hay ninguna razón que justifique el olvido de los más débiles...Así fuera el mandato de algún dios, estaría equivocado...

#salvemos a todos!!!