Una nueva percepción III

miércoles, 12 de junio de 2013

Los que han visto la Tierra alejados a más de 300 kilómetros

Con la certeza de que las frases celebres de los astronautas respondieron a un “guión” que sus mandantes sugirieron y que no reflejaban necesariamente sus experiencias, hago ésta recopilación de dieciséis testimonios, que ya fuera de los enmarques oficiales, muchos de estos viajeros han dado.

Es evidente que las tres frases "celebres" siguientes a diferencia de los testimonios posteriores, tienen el “trasfondo” cultural de aquellos momentos y de esas culturas y poco dicen en cuanto a la experiencia del individuo.

No podemos reducir la experiencia humana al idealismo progresista ni al materialismo ateo. La experiencia es algo mucho más complejo y creo que la que corresponde a ésta nueva perspectiva, de vernos desde el espacio, es superadora de los antiguos antagonismos. Dado que es “nueva” la estamos construyendo en estos precisos instantes.

Frases celebres

Cosmonauta ruso
12 de abril de 1961, Yuri Gagarin se convirtió en el primer ser humano que viajó al espacio en la nave conocida como Vostok 1. Se le ha atribuido a Gagarin la frase: "No veo a ningún Dios aquí arriba".

Astronauta americano
El 21 de julio de 1969, Neil Armstrong pisó la Luna y pronunció su famosa frase: “Es un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad”.

Taikonauta chino
En Octubre del 2003 China se convirtió en el tercer país en enviar al espacio una nave espacial tripulada. "Esta misión es un preludio de un capítulo más avanzado en el desarrollo de la industria espacial de China, y todo el pueblo chino espera que sea exitosa", dice Yang Liwei.

Testimonios de otros astronautas o cosmonautas

Extracto de: http://www.lagunadeaculeo.com/pages/planeta_hogar.html

"...Testimonios de algunos de los astronautas que han viajado al espacio que fueron editados y publicados en 1989 en el libro: "The Home Planet" de Kevin W. Kelley y la "Association of Space Explorers" (Addison-Wesley Publishing, New York y Mir Publishers, Moscow).

En esta publicación, astronautas de varias nacionalidades revelan sus sentimientos y reflexiones sobre tan singular experiencia, muchos de ellos con prolongada permanencia en el espacio y otros que han viajado a la Luna. Aquí escogimos algunos de estos textos.

Ahora se porque estoy aquí, no para una mirada cercana de la Luna, sino, para mirar hacia nuestro hogar, la Tierra.
Alfred Worden. EE.UU.

Desde el espacio vi la Tierra con una indescriptible belleza sin las marcas de las fronteras nacionales.
Muhammad Ahmad Faris. Siria

Esta belleza consiste en tonos sutiles, el milagroso equilibrio de tonos suaves y brillantes. Solo un niño con su inocencia podría comprender la pureza y el esplendor de esta visión.
Patrick Baudry. Francia

El primer o segundo día mirábamos hacia nuestros países, el tercer y cuarto día indicábamos nuestros continentes, al quinto día todos éramos conscientes de una sola tierra.
Sultan Bin Salman al Saud. Arabia Saudita

Trajimos con nosotros pequeños peces a la estación orbital para realizar algunas investigaciones. Después de dos semanas, empezaron a morir. Que pena sentíamos por ellos. Qué no hicimos para salvarle las vidas. Aún así en la tierra tenemos gran placer por cazar y pescar. Cuando estás solo y lejos de cualquier vida terrenal ésta es, especialmente bienvenida.
Vitaly Zholobov. URSS

En la estación espacial Salyut que por seis meses fue nuestra oficina y hogar nos decíamos mutuamente, somos hermanos. Yo soy tú y tú eres yo.
Valery Ryumin. USSR

Cuando miramos hacia el cielo nos parece que no tiene fin. Respiramos sin pensarlo, naturalmente. Pensamos, sin considerar el océano de aire en que estamos y cuando te sientas en una nave espacial que te saca de la tierra y en 10 minutos atraviesas esta capa de aire y después de eso, no hay nada!. El "interminable" cielo azul, el océano de aire que nos da respiración y que nos protege de la interminable oscuridad y muerte, es una fina película infinitesimal. Que peligroso es amenazar esta capa intangible, este conservador de la vida.
Vladimir Shatalov. URSS

Mis fronteras mentales se expandieron cuando vi la tierra delante del oscuro e inhóspito vacío. Mi cultura, rica en tradiciones, me ha enseñado a mirar más allá de las limitaciones y prejuicios humanos. Uno no debería salir al espacio para llegar a este sentimiento !
Rakesh Sharma. India

Desde el espacio me vi simplemente como una persona más entre los millones y millones que han vivido, viven y vivirán sobre la tierra. Inevitablemente, esto le hace a uno reflexionar sobre su propia existencia y la forma en que debemos vivir nuestras cortas vidas, plenamente, disfrutando y compartiendo.
Rodolfo Neri-Vela. México

Después de dieciocho días de una misión espacial estaba convencido que todo el espacio visible, el oscuro vacío, las blancas y continuas estrellas y planetas estaban sin vida. Pensar que la vida y la humanidad podrían ser únicos en el universo infinito me deprimió y me puse melancólico, como también, me motivó a evaluar todo de manera diferente. La naturaleza ha sido infinitamente generosa con nosotros, creó la humanidad, se desarrollo y creció fuertemente. La naturaleza nos brindó todo lo que creó en los billones de años de desarrollo inanimado. Hemos crecido fuertes y poderosos, pero, ¿cómo hemos respondido a este bienestar?
Yuri Glazkov. URSS

Para aquellos que han visto la tierra desde el espacio, y los cientos o quizás miles que lo harán, la experiencia ciertamente cambia nuestra perspectiva. Las cosas que compartimos en este, nuestro mundo, son lejos más valiosas que aquellas que nos dividen.
Donald Williams. EE.UU.

Durante el vuelo espacial la mente de los astronautas se modifica. Habiendo visto el Sol, las estrellas y nuestro planeta desde el espacio nos transforma en seres más llenos de vida, más suaves. Empiezas a ver las cosas vivientes con mucha más consciencia y también empiezas a ser más amable y paciente con las personas que te rodean. Al menos eso me ocurrió a mí.
Boris Volynov. URSS

En vez de una búsqueda intelectual, tuve repentinamente una sensación en las entrañas de que algo muy diferente estaba ocurriendo. Viendo esta tierra y viendo este planeta azul-blanco flotando y sabiendo que está orbitando el sol, viendo el sol, viéndolo contra ese fondo de un profundo negro terciopelado, tuve la certeza que existe un propósito, un flujo de energías, de tiempo, de espacio... que está más allá de la habilidad del hombre de entenderlo, de repente sentí una manera no racional de comprensión, de entendimiento, que estuvo más allá de mis experiencias anteriores. El universo es mucho más que un aleatorio y caótico movimiento de partículas moleculares. Viajando de vuelta a 240 mil millas de la Tierra por el camino de las estrellas, experimenté un universo inteligente, amoroso y armónico.
Edgar Mitchell. EE.UU.

En el espacio uno tiene una clara impresión que existe una área virgen en el universo en el cual el hombre civilizado tiene la oportunidad de aprender y crecer sin la influencia de presiones añejas, algo así, como la mente de un niño que no está manchada de miedos adquiridos u odio, codicia o prejuicios.
John Glenn. EE.UU.

Mirando la oscuridad del espacio, salpicada con la gloria de un universo de luces, vi majestad pero no bienvenida. Ahí abajo está el planeta acogedor. Ahí, contenida en una fina, dinámica, increíblemente frágil capa protectora "la biosfera" está todo lo querido. Todo el drama y comedia humana. Ahí es donde está la vida. Ahí es, donde está todo lo bueno.
Loren Acton. EE.UU.

Fuimos a la Luna como técnicos y volvimos humanistas.
Edgar Mitchell. EE.UU.