Quimera

lunes, 10 de abril de 2017

Hay momentos en la Historia donde lo imposible se acerca a lo posible. O donde lo posible se amplia tanto que comienza a incluir a su opuesto, lo improbable.

Esto visto desde las otras largas épocas donde este horizonte se cierra se lo llama, por ejemplo en organización social, “utopía”, "milagros" en otros contextos, etc. En todo caso son palabras que definen algo muy especial, querido y a la vez lejano.

Sabemos muy poco acerca de toda esta materia, sin embargo, se nos ha mostrado que estos particulares momentos ocurren en tiempos históricos donde las crisis de valores, culturas, creencias es muy fuerte. Tiempos en que todo el “edificio” del “estar en el mundo” se desmorona en el interior de las personas y se comienza a enrarecer, de manera sorprendente, la cohesión social.

Esta crisis es acompañada por muchas monstruosidades propias de un mundo donde ya no importan las viejas “reglas” y lo bestial se va quedando sin “ataduras” ni atenuantes.

También la naturaleza se manifiesta con sus leyes en estos momentos y suma a las crisis, eventos intensos que presionan a los pueblos y ciudades sin importarle nada.

¿Quién puede arrogarse en momentos tan particulares el “control”? ¿Qué esta libre de tanta crisis cómo para pretender tener la pericia de conducirnos?

¡Sólo algo que esté fuera de estas ecuaciones, de estas situaciones!

No sabemos muy bien qué será, no sabemos si es material o inmaterial. No estamos seguros si se trata de algo olvidado que hay que rememorar o de algo nuevo que hay que procurar.

Pero si se se está aclarando que hay que ir a buscar allí, al lugar de los sueños imposibles, de las quimeras, esos espacios que se van cerrando cuando el ser humano cree que todo lo puede y que sólo le bastan sus propias fuerzas, muchas ciertamente, pero con marcados límites. Allí es necesario pedir ayuda. Esto no nos degrada como humanos, por el contrario, nos completa.

Esta disputa entre lo oscuro y lo luminoso esta en proceso, en cada persona se está recreando día tras día.

Estamos en esos momentos donde es necesario abrirse a ese canal para que se exprese lo mejor, lo más parecido a la luz.

Que el presente comience a incluir la mejor ayuda que podemos pedir y ojalá recibir para proyectarla con la humildad que requieren los acontecimientos...