Raro pero encendido 1

lunes, 6 de febrero de 2017

Corta reflexión un tanto extraña. Surge de comprender que hay "un tema" y muchos otros que lo rodean y es en esas "redes temáticas" en las que a veces quedo atrapado, en lugar de utilizarlas para subir...

Cuando se trata algún tema de reflexión, estudio o simplemente se plantean dudas, tanto el halago o la critica personal son aspectos “fuera de tema”. Lo pueden sacar de “centro” al emisor y llevarlo por distintos caminos, uno suave y otro áspero, aunque ambos parte de la periferia de su personalidad, dejando así desplazado el tema central hacia lo secundario.

Todo esto suponiendo, claro, que quien emite el estimulo (de cualquier manera) no esté buscando justamente “engordar” su imagen de sí, que como sabemos aunque esté colmada, su “elasticidad” siempre acepta un poco más...

Este mecanismo de “centralidad y periferia” también está presente cuando utilizo razones “trascendentes” buscando compensar deficiencias concretas. Son declamaciones de corta “vida útil”, pues al ser satisfecha la carencia de algún modo, la aspiración elevada se va hacia alguna periferia. Dejando ante mi facha mi “centralidad” periférica.

¿Que me dicen estas mecánicas?

Para empezar me muestra la dificultad de tratar temas en sí. También que es difícil o tal vez imposible acariciar un sentido verdadero de la vida que alimente mis aspectos periféricos (personalidad, yo). Que si la autentica centralidad, no se emparenta con una cierta amplitud (humana, histórica, universal, afectiva, etc.) es mi periferia o aspectos secundarios quienes están, de verdad, al mando...

Lo que le pasó, sucede o ansia Pablo, lamentablemente para su yo, no está analizándose en las estrellas.
Entonces: ¿Cómo pretender que tanta amplitud resuene con tanta particularidad?
¿Cómo ponerse en resonancia con semejante inmensidad? ¿Cómo generar cierta correspondencia?

Esto es bueno o malo, todo depende de por dónde comenzamos...


1 El titulo de la nota parafrasea a una frase de la letra del tango “Los mareados” compuesto en el año 1922.