Pitágoras sí, pero ¿Téano?

martes, 21 de febrero de 2017

La escuela pitagórica estaba formada por los seguidores de Pitágoras (572-497 a. C.). En la influyente escuela pitagórica las Matemáticas se estudiaban con pasión. Se afirmaba "todo es número" ya que se creía que en la naturaleza todo podía explicarse mediante los números.

Daban mucha importancia a la educación tanto de hombres como de mujeres, la formación no se limitaba a las artes útiles, sino que también se ocupaba del lenguaje y del rigor del razonamiento.

Téano (en griego clásico, 'Theanó'), nacida en Crotona en el siglo VI a. C., fue una matemática griega, esposa de Pitágoras y miembro de la escuela pitagórica. Hija de Milón, mecenas de Pitágoras. Se le atribuye haber escrito tratados de Matemáticas, Física y Medicina, y también sobre la proporción áurea. Se conservan fragmentos de sus cartas. A Téano se le concede haber escrito el Tratado Sobre la Piedad del que se conserva un fragmento con una aclaración sobre el número. Además se le adjudican los tratados sobre los poliedros rectangulares y sobre la teoría de la proporción, en particular sobre la proporción áurea.

De acuerdo con Thesleff, Stobaeus, y Heeren, ella escribió en el Tratado Sobre la Piedad:

“He oído decir que los griegos pensaban que Pitágoras había dicho que todo había sido engendrado por el Número. Pero esta afirmación nos perturba: ¿cómo nos podemos imaginar cosas que no existen y que pueden engendrar? El dijo no que todas las cosas nacían del número, sino que todo estaba formado de acuerdo con el Número, ya que en el número reside el orden esencial, y las mismas cosas pueden ser nombradas primeras, segundas, y así sucesivamente, sólo cuando participan de este orden”.

Seguramente en un futuro cercano, las diferencias de piel, sexo, etc. “diseñadas” por la naturaleza que claramente tienen su función, no será un factor de tensión, ni siquiera estará la necesidad de reivindicar a alguna diferencia para compensar históricas injusticias. Continuar allí es seguir postergando la humanización del mundo deteniéndonos en lo biológico o en lo natural. Por qué no hacerse la pregunta ¿No es gracias a la superación de lo natural y lo dado que hemos avanzado? Pensemos en todo lo que fue contribuyendo la humanidad con la escritura, la comunicación, la acumulación histórica-cultural, la ciencia, etc, etc.
Aunque todos estemos apoyados en un cuerpo biológico y natural, todo este bagaje histórico-social es el que nos acompaña y nos permite elegir las preguntas y buscar las respuestas.

Tal vez se pueda comenzar a priorizarse las manifestaciones más sabias, bondadosas y fuertes (pequeñas o grandes) que son patrimonio y posibilidad de cualquier persona.

Creo que Téano fue una manifestación más de la amplia inteligencia que no se detiene en la cuestión de géneros y que más allá de cualquier condición al respecto, expresa de diferentes maneras los mejores atributos humanos.